8/4/14

A LA VUELTA DE LA ESQUINA


"Ca­da año, cuan­do ve­mos y sen­ti­mos el fin de la cua­res­ma sa­be­mos que ya es­tán aquí —a la vuel­ta de la es­qui­na— los días que du­ran­te tan­to tiem­po he­mos es­pe­ra­do. Y las sen­sa­cio­nes se en­tre­mez­clan. Ale­gría por lo que va­mos a vi­vir y mie­do de que to­do pa­se de­ma­sia­do rá­pi­do pa­ra vol­ver una vez más a lo que so­lo es es­pe­ran­za de que vuel­van. Por­que en el ma­ña­na no sa­be­mos si es­ta­re­mos, hay que aga­rrar el hoy con fuer­za, con te­na­ci­dad, con ga­rra, no va­ya a ser que se nos es­ca­pe por la pun­ta de los de­dos sin ha­ber­nos da­do cuen­ta.
El mun­do de nues­tra Se­ma­na San­ta pa­sa tan li­ge­ro que es im­po­si­ble con­tem­plar­lo en­te­ro, en ca­da ins­tan­te de ca­da re­co­rri­do. Y lo peor es que ni si­quie­ra co­no­ce­mos con ab­so­lu­ta se­gu­ri­dad si po­dre­mos es­tar pa­ra ver­lo o se­rá vi­sión trun­ca­da por el inopor­tuno cha­pa­rrón, la «llu­via ca­lae­ra» o la ne­fas­ta en­fer­me­dad so­bre­ve­ni­da sin avi­so pre­vio.
Ocu­rre to­do tan de­pri­sa, tan ace­le­ra­da­men­te, por­que al ser hu­mano le pa­sa que al sen­tir la di­cha in­ten­sa­men­te pien­sa, que lo bueno se le es­ca­pa en un abrir y ce­rrar de ojos. Ojos, no lo du­den, cier­ta­men­te enamo­ra­dos."

JAVIER CRIADO
ABC de Sevilla 8/4/14